Discurso íntegro pronunciado por el Dr César Iván Feris, vicecoordinador, en ocasión de la celebración de los 15 años de fundación de la Pastoral de la Salud

Queridos amigos:

Una vez más, siento que continúa el mismo Milagro delante de nuestras miradas, a quince años en el tiempo, cuándo nuestro anterior Arzobispo Metropolitano decidiera nombrar una nueva Directora de ésta Pastoral, poco tiempo después de que nuestro querido Santo Padre Juan Pablo II, hoy en la presencia Divina, y  manifestado admirador de nuestro País, primera Iglesia americana, decidiera sustituir a nivel universal  la antigua Pastoral del Enfermo, por una nueva y  más dinámica Pastoral, dedicada preferentemente a la Salud, como condición natural de la Persona Humana, imagen y semejanza de Dios.

Cuándo a inicios del Año 2005, la Lic. Sor Trinidad Ayala Adames, ya nombrada Directora, por el entonces Pastor de nuestra Arquidiócesis, llama y reúne a un pequeño grupo eclesial, seglares y religiosos, en la sede de la nueva Pastoral, en la tercera planta del edificio dedicado a la memoria del fenecido sacerdote, Padre Julio Soto en la Ave.  V Centenario, espacio entonces totalmente vacío y abandonado, y ahí nos encontramos por vez primera para mí, con el querido Padre Alexis Mejía, entonces Sub-Director Académico del Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, la Lic. Fabiana Escolástico, secretaria ejecutiva y Asistente del Obispo Auxiliar Monseñor Amancio Escapa, del Arzobispado de Santo Domingo, la Hermana, Lic. Sor Adelina Roque, del Hospital-Docente “Padre Billini”, y quién les habla, Dr. César Iván Feris Iglesias, seglar comprometido con la Iglesia.

Allí Sor Trinidad nos mostró la realidad y nos invitó a crear el primer equipo de trabajo, partiendo desde cero, sin absolutamente nada en las manos; pero en breve tiempo, fuimos observando cómo se producía un maravilloso Milagro ante nuestra mirada, con la llegada de nuevos voluntarios, donaciones de Equipos usados de oficina, mobiliarios, equipos de cocina y las primeras donaciones en metálico, que permitió contratar a personal profesional y obtener nuevas facilidades para las oficinas, personal que laboraba casi de manera voluntaria, porque los salarios eran prácticamente simbólicos…pero el Milagro continuaba.

Mientras cada uno realizaba su función, la Pastoral definía sus metas y propósitos, diseñaba organigramas y crecía la pasión y el entusiasmo al contemplar los resultados de los esfuerzos desplegados, y entendíamos que estábamos realizando la Voluntad Divina al dirigir las labores con desinterés, motivados sólo por el amor a los más pobres, enfermos y marginados, y por el afán por enseñar a vivir en una nueva cultura en salud y prevención de enfermedades.

Recibimos la Iluminación desde muy temprano,  de que debíamos aunar esfuerzos con el Sector Oficial en los programas de prevención, así como casos de enfermedades catastróficas, como el Cáncer en la mujer, el hombre y el niño en el Programa Pessca con Promese-Cal y los Centros Oncológicos del Sector Oficial; los Programas Materno-Infantil AIEPI de cero a cinco años; la atención a nuestros hermanos de mayor edad en los distintos ancianatos del País, fundamentalmente en el programa de atención a la Diabetes y tantos otros, que nos mantienen ocupados permanentemente, como la distribución de medicamentos de bajo costos ,en coordinación con Promese-Cal ya mencionada anteriormente.

Del mismo modo iniciamos a crear los equipos de profesionales católicos en Salud: Médicos generales y especializados, Enfermería, Farmacéuticos, Odontólogos, Laboratoristas, etc. y a motivar a las Universidades con Facultad o Escuelas de Medicina a interesarse por nuestra Pastoral, y a crear o implementar la Red de Dispensarios Católicos, hoy conocidos por la Red de Centros de Salud de la Iglesia Católica y Asistencia Social, porque incluye los Hogares de Adultos Mayores, Centros Especializados en Nutrición y el Leprocomio en nuestra arquidiócesis, Centros que ya superan el centenar; y que hoy nos distingue, como el aporte de Salud de la Iglesia Católica; y a especializar el mayor número de ellos como Centros de Atención Primaria, sorprendiendo al día de hoy al propio Sistema Oficial de Salud; Centros que cuentan con el apoyo y colaboración de varias aseguradoras en Salud, del Sector Oficial y del Privado.

Y mucha atención, que son Centros que reciben más de tres millones y medio de pacientes por año, en todos los últimos años…Hemos, así mismo, retomado desde nuestros inicios a ADOVHOS, la Asociación de Voluntariado Hospitalario y de Servicios de Salud y la hemos puesto en manos de una extraordinaria Directiva, Presidida por la Señora Angélica Benítez de Ginebra, experimentada Voluntaria en Salud; Reconocida por el Estado cómo la mejor en su área en nuestro país, que se ha hecho acompañar por las personas más notables en el servicio voluntario de Nuestra Iglesia; hoy en día ADOVHOS cuenta con más de 60 voluntariados que cubren casi la totalidad de hospitales en Santo Domingo y Santiago…

Y volviendo a otros temas de la Pastoral, ésta ha creado en el mismo corazón de nuestras oficinas, el Dispensario especializado en Salud Mental “Nuestra Señora de Lourdes”, Psiquiátrico y Psicológico, en donde aparte de proporcionar medicina gratuita o a precios muy bajos, damos también alimentación gratuita a casi todos nuestros pacientes, que ya se cuentan por miles, como consecuencia de la creación de un nuevo Voluntariado de Damas (por cierto algunas de ellas hoy presentes en este Acto) que se ocupado de crear un Banco de Alimentos Permanente , así como programar y efectuar eventos de proyección de la Pastoral y recaudar fondos para la misma, fundamentalmente por medio de la celebración anual de un “Desayuno- Conferencia”, en donde informamos los logros del año anterior y presentamos un orador que desarrolla temas de interés, para la salud de la población…

Otra de nuestras Obras que forman parte de éste Milagro desde el inicio de la Fundación, y que recibe toda nuestra Pasión por la Salud, es nuestra querida Escuela de Formación de Agentes de Pastoral de Salud, dedicada a la Humanización y Evangelización de aquellos que por vocación, han sido llamados a prestar servicios profesionales en Salud, y en otra vertiente, para aquellos que sin poseer formación profesional, son llamados asimismo por vocación, a servir a sus hermanos enfermos en donde quiera que se encuentren: en el hospital, en la clínica o en sus propios hogares, a todo lo largo y ancho del territorio de nuestra Arquidiócesis…

Éste Diplomado que está adscrito a la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, se desarrolla en dos años académicos, teóricos y prácticos y son complementados por dos Cursillos dentro del tiempo académico, uno consiste en formar administradores de la Eucaristía y el otro, en la humanización de la familia y los ambientes a dónde llega la Pastoral. Nuestro Diplomado cuenta con tres libros de texto, producidos por nuestro querido Director Espiritual el Padre Dr. Alexis Mejía, Y otros de temas de interés para la Evangelización y complementación de las cátedras dictadas por nuestros profesores, que son laicos, religiosas y sacerdotes, todos altamente calificados para la academia…

Entrando en otro tema fundamental decimos que, últimamente laboramos en un nuevo programa, en el que hemos invitado a participar a tantas instituciones Oficiales o del Sector Privado y a los egresados del Diplomado, que asimismo se cuentan por miles, y que consiste en prestar atención y servicios de salud a tantas personas, hombres, mujeres y niños de cualquier ambiente, y que hoy se encuentran en estado de abandono a lo largo y ancho de nuestras calles y barrios…enfermos, rotos, drogados…

Y todo inspirado en el llamado evangélico de la Parábola del Buen Samaritano, que ha tenido vigencia ayer, hoy, mañana y siempre…porque la mueve el Amor encarnado en los hijos de Dios hacia todos los hermanos en nuestra Arquidiócesis y por todo lo antes mencionado, hemos procedido a firmar un acuerdo de colaboración con el Consejo Nacional de Prevención de Drogas y hemos estado recibiendo talleres de capacitación en nuestras Oficinas y en espacios facilitados por el propio Consejo, localizados en la Ave. Méjico en esta Ciudad. Somos muchos los que hemos realizado estos talleres, y continuaremos ofreciéndolos, hasta que todo el personal de la pastoral los haya recibido. Estos talleres son teóricos y prácticos y nos capacitan para una eficaz prevención en el consumo de sustancias nocivas, precisamente en donde se encuentran nuestros voluntarios en salud, que resultan ser los barrios más marginados de nuestra Diócesis…

Sintetizando estos últimos informes, les hago saber que todo ha sido resultado de acuerdos interinstitucionales con la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, la Universidad Católica de Santo Domingo, la Universidad Central del Este, el Consejo Nacional de Prevención de Drogas, con el Ministerio de Salud y el Infotep, entre otros, y precisamente con el Infotep, hemos recibido Talleres y Cursillos de formación en Administración, Contabilidad y otros dirigidos a la Red de Centros de Salud y al Personal de la Pastoral.

Recientemente el Infotep ha capacitado a un gran grupo de nuestros pacientes recuperados de la Unidad de Salud Mental, para reinsertarlos al mundo laboral… Cambiando de tema, en estos últimos tiempos hemos recibido dos comisiones obispales desde Brasil, interesados en nuestra Pastoral, motivados por medio de noticias internacionales; pues parece que las luces que brillan en esta Obra, se perciben en cielos de lejanos países hermanos; Les hemos mostrado toda la Pastoral, aquí en la Arquidiócesis, y en la Diócesis de San Pedro de Macorís; y han retornado a Brasil en las dos ocasiones, totalmente maravillados y hubieran retornando en esta segunda quincena de Abril, sino fuera por la pandemia del COVID que nos ha paralizado a todos hasta este momento en que celebramos el aniversario 15 de la pastoral. 

Ahora hago uso de este tiempo, para dar a conocer a nuestro público, que nuestra pastoral ha dado tanta seguridad y confianza a nuestra gente, que hemos recibido en donación un solar de 15,000 mil metros cuadrados, para construir un pequeño Hospital de Día, en una Urbanización cercana al Aeropuerto, llamada “Rivera del Caribe”, y otros donantes anónimos  ha donado altas sumas en efectivo a nuestra pastoral en ayuda para la continuidad de las labores.

Y he dejado para el final de mi presentación, un hecho que ocurrió hace varios años y a mí personalmente me conmovió profundamente: Hacia el año 2011, una institución del Estado Llamada CERSS, lamentablemente ya desaparecida, se presentó espontáneamente a nuestras oficinas y su Director nos dijo que estaba allí, porque había oído hablar de nuestra Pastoral de manera tan positiva, que quería conocerla con sus propios ojos. El resultado de esta visita consistió, en que nos remodelaron toda la planta física de nuestras oficinas, y la dejaron como si fuera totalmente nueva, como nuevo resultó todo el mobiliario y equipos de oficina, hasta la climatización de los principales espacios de nuestra Pastoral.

Éste Milagro consolidó nuestra Fe en esta obra de la Iglesia, que existe para el Bien de aquellos que son los predilectos del Amor de Dios: los pobres, enfermos y abandonados. Estamos seguros que realizamos, lo que entendemos que es la Voluntad de Dios; por lo tanto ofrecemos lo que entendemos que es lo mejor de nosotros mismos;  Y ya casi finalizando nuestras palabras, quiero referirme al hecho que en nuestra Pastoral colaboran personas de reconocido éxito profesional en el ambiente dominicano y con nosotros lo realizan de manera totalmente voluntaria como  el Dr. José Acra  Mués, de profesión Psiquiatra y caracterizado por su brillante inteligencia, su fortalecida voluntad, íntegro, trabajador incansable, culto, generoso y humilde, de fe profunda y extraordinario amor por la Pastoral de Salud y ella, Dra. Arabella Michelén de Domínguez, Odontóloga, con los mismos valores del Dr. Acra y beneficiada por el Don de Midas en beneficio de la Pastoral, ambos han procurado fondos importantes, incluyendo uno de la Conferencia del Episcopado Italiano de 320 mil Euros, para fortalecer la red de Centros de Salud de la Iglesia Católica y Asistencia Social, con nuevos equipos médicos, y mejorar la calidad de las edificaciones.

A ésta labor se suma la subvención recibida del Estado Dominicano vía la Presidencia de la República de $29, 700, 000.00 millones de pesos, desde el año 2006 hasta el 2018 para aplicarlos, del mismo modo, a la red de los Centros de Salud y Asistencia Social y de nuevo, a partir de este año 2020, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, nos han integrado de nuevo en el Presupuesto General de la Nación, con un monto de $2,000,000.00 millones de pesos anuales, de los que hemos recibido al momento, la suma correspondiente a los meses de enero y febrero del presente año.

Y ahora, me despido pidiendo a nuestro Padre Dios Bendiciones para todos y energía hasta que lleguemos al Segundo Jubileo de los Treinta Años; y esto, siempre y cuando el  Señor, en este momento nos regalará  a todos un gran  Amén.   Y por su atención, señoras y señores, muchísimas gracias.

 

Dr. César Iván Feris-Iglesias

Vice-Director de la Pastoral y Director de la Escuela

Salón Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez

11 de noviembre del 2020